Preparándonos para un noviembre… a fuego lento

Ya falta poco para Noviembre, y como sabéis, hemos lanzado junto con Carolina de La Política y Yo el reto “Noviembre a fuego lento“: pasar un mes entero de comida preparada en casa, sin precocinados ni alimentos procesados. Cada uno puede definir las reglas que va a seguir según su propio contexto, aunque hemos dado unas pautas basadas en el reto estadounidense, que se basa en decir que alimentos procesados son todos aquellos que no podrías cocinar en una cocina normal, aunque tuvieras los conocimientos y medios adecuados.

Revolución a fuego lento, por Hormiga Verde

En este post voy a contaros las reglas que voy a fijarme yo y cuáles creo que van a ser las cosas que me van a resultar más difíciles. En próximos posts intentaré ir encontrando soluciones a esos problemillas… Así que no dudes en dejarme tus comentarios con dudas, cuestionamientos o ideas, para que vayamos encontrando mejores maneras de cocinar y alimentarnos!

Mis reglas para Noviembre a Fuego Lento

Yo consumo ya prácticamente todo natural y no procesado. Ha sido un proceso familiar que vamos llevando desde los últimos años: primero preocupándonos por las etiquetas, bajando el consumo de carne, aprendiendo nuevas recetas caseras, comprando cada vez más productos ecológicos, hasta entrar en un grupo de consumo, abandonar las verduras fuera de temporada y los huevos con código 2 o 3, hacernos finalmente vegetarianos, disminuir el consumo de lácteos e introducir semillas, frutos secos, germinados en la dieta. Como continuación de este proceso, las reglas que me he fijado para este noviembre a fuego lento son:

  • Fijarnos en las etiquetas y rechazar cualquier alimento que contenga productos “no identificados” entre sus ingredientes.  Esto permite también reflexionar sobre el proceso de producción de los alimentos antes de comprar. ¿Es un producto que yo podría hacer en casa? Si es así, procuraremos hacerlo, siempre que sea posible.
  • No consumir platos precocinados, incluida masa de pizza envasada, sopas, etc.
  • Pan, solo de panaderías de confianza, o casero.
  • Vino o cerveza, solo naturales.
  • ¡¡No volvernos locas!! Vamos, que se trata también de disfrutar, reflexionar y aprender, no de deprimirnos con la comida :D

Dicho todo esto, sé que algunas cosas van a costarme más que otras…. Así que trataré de pensar sobre ellas y dejar alguna entrada en el blog:

  • Las galletas: las del súper llevan todas una laaarga lista de ingredientes raros. Así que habrá que ir buscando alternativas
  • Los “vicios”: el chocolate, con leche las napolitanas, humm….
  • Los cubitos de caldo: los más habituales suelen llevar glutamato y hace tiempo que no los consumo. Pero para este mes prescindiré de todos ellos
  • El café, que suelo tomar instantáneo porque no tomo mucho y no tengo cafetera.
  • Los “postres lácteos” que nos pirrian….
  • Pero quizás lo más difícil sea adaptar este menú a las niñas… Eso sí que es un reto! Ya veremos si funciona.

En próximas entradas intentaré encontrar soluciones a estos y otros temas… ¿Cuáles crees que van a ser tus puntos débiles este mes? ¿Hay algún alimento del que no estés seguro? ¿Cuáles van a ser tus “reglas” en Noviembre A Fuego Lento? Cuéntanos por aquí, a través de tu blog, o por facebook!

About these ads